Cabezas de Hierro

Para empezar la temporada de montaña la idea era arrimarnos este fin de semana a Gredos para subir al Almanzor el sábado y a La Galana el domingo. Aprovechando que ya tenemos nieve en toda España.

Pero viendo que las previsiones eran de mucho frío, y sobretodo mucho viento, decidimos dejarlo para otro día.

El sábado tras ver que el panorama mejoraba sensiblemente decidimos acercarnos a la sierra de Madrid.

A las 8:30 quedé en casa de Lara, la temperatura que marcaba el coche llegó en varias ocasiones a -6º, lo cual no era muy confortable, teniendo en cuenta que ibamos a subir unos cuantos de cientos de metros más…

Nos pusimos en marcha, ignorando varios carteles que indicaban que el aparcamiento de cotos estaba cerrado, y cuando llegamos a cotos (1.827 m), aparcando como pudimos, la temperatura estaba en unos 0º.

Nos pusimos las botas, polatinas, chaqueta, forro, guantes, etc… y echamos a andar. Había mucha nieve pero una buena huella echa así que se andaba bastante cómodo y por lo tanto a buen ritmo.

Cruzamos todo el pinar hasta llegar a la base de la cabeza mayor. Allí teníamos dos opciones: Subir por la pala de nieve que sube por la parte oeste, o subir por los tubos de la parte este, que suben completamente rectos hacia la cumbre.

Vimos que había mucha gente en dichos tubos, muchos de ellos haciendo escalada en hielo. Así que nos animamos (tampoco lo pensamos mucho :D) y nos fuimos para allá.

La subida por los tubos estubo muy divertida. Facil pero sin ser un camino de rosas ya que la nieve no estaba apelmazada y las piedras sobre las que se apoyaba no estaban bien asentadas, y se movian bajo nuestros pies. Entretenida subida, y sobretodo muy divertida. Además nos encontramos con relativamente poca gente.

En toda la subida no hizo nada de viento, a pesar de que las previsiones eran bastante malas en cuanto a este tema.

Tras pasar los tubos, en poco tiempo nos plantamos en la cumbre. Allí ya si que pegaba el viento con ganas así que aguantamos 5 minutos, lo justo para grabar un poco y hacer un par de fotos, y enseguida nos resguardamos para comer algo. La ascensión hasta la cumbre (2.383 m) la realizamos en unas 3:30 h. A un ritmo normalito, sin ser tampoco excesivamente lento.

La baja fué bastante más rápida, la realizamos en unas 2 horas, aunque al final mi compi se me desinfló y tenía que ir tirando de él…. si es que es lo que tiene dejar de hacer deporte.

Creo que ha sido un buen comienzo de temporada, ahora solo nos falta ser constantes…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.