Cañón de Chuixé

Las mañanas eran frías y por eso decidimos acercarnos al barranco del Chuixé, el cual llevaría poca agua, tal y como el año pasado.

Al acercarnos vimos que no llevaba poca, sino prácticamente nada. Así que nada, ni nos pusimos los neoprenos. Cogimos la mochila con las cuerdas y los arneses y tiramos p’arriba.

El descenso cortillo, sosillo ya que bajaba muy seco y tal, pero bueno, para echar la mañana está bien. Por lo menos la aproximación son 10 minutos, y el retorno 5 minutos. Con lo que llegas fresco al coche.


Eso si, al final llegamos mojados ya que la cuerda se mojaba en las pozas y con el leve chorrillo de agua que bajaba pos eso… al final los pantalones bien mojados del agua de la cuerda.

Y como el año pasado, de vez en cuando pasaban algunos senderistas que se quedaban un rato mirando como nos colgábamos de una cuerda.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.