Tomando el sol en Peñalara

Tras varios fines de semana parado, retomo la vuelta a la actividad con algo muy suavecito, pero no por ello peor.

Tras tener a Lara (el señor compromisos a partir de ahora) liado, y a Luis liado con otro de sus hobbies (la caza) me he visto este gran fin de semana con tan buen tiempo, sin ningún plan y dándome mucha pena desaprovecharlo.

Así que he desempolvado de nuevo el equipo de montaña, me he puesto las botas y he tirado para Peñalara.

El día no podía haber sido mejor. Ha habido todo el día un sol radiante, que hacía que en las cuestas se echara en falta un poco más de frío o aire. En cuanto a gente ha sido una peregrinación, como es normal en estos días y en estos sitios.

Lo que me ha dejado un poco alucinado es la cantidad de gente que he visto (casi la mitad) con vaqueros, varios con camisa, e incluso he visto uno con vaqueros, camisa y zapatos (de vestir). En fin…. luego hay tobillos rotos y cosas peores. Que un día como hoy subir a Peñalara es un paseo, pero aún así no debemos olvidar que estamos andando y saltando de piedra en piedra, y por lo menos se ha de llevar unas buenas botas.

La excursión ha consistido en subir desde el aparcamiento de cotos a la hermana menor, la hermana mayor, peñalara y claveles. Luego desde claveles he bajado por donde he podido, que ha sido en ocasiones un pedregal, a la laguna de claveles. Una vez en ella (que bajadita más cómoda para los tobillos, :-)) he retomado la senda que me ha llevado hacia la laguna de Peñalara y después al parking de nuevo, por la ladera de la montaña.

En total han sido 3 horas y cuarto, a un buen ritmo. Con paraditas para las respectivas fotos, por supuesto !!

En fin, al final un día aprovechado, como ha hecho mucha más gente. Había muchísimas parejas con sus niños muy pequeños en algunos casos, y mucha persona muy mayor también, con muchas ganas de andar.

Y bueno, así voy amaestrando de nuevo a mis pies/tobillos para estos «paseitos», que espero que este invierno sean numerosos.

Y solo comentar que curiosamente hace justo un año fue la primera vez que subí a este pico (o lo intenté), y es donde empezó mi afición (tomandolá un poco en serio) por el montañismo. ¿¿Coincidencia?? Juro, que no lo he echo a posta, me he dado cuenta según escribo estas lineas. Ahora, si comparais las fotos el paisaje a cambiado un pelín… 😛

Panorámica en la que se vé de izquierda a derecha: Hermana menor, hermana mayor y la precumbre de Peñalara.

penalara.jpg

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.