Casas Blancas

Pasada por agua. Así es como se ha presentado esta semana santa, para variar.

El plan pasaba por hacer algo de montaña, una vía ferrata y algún cañón.

Al final un día acabamos en el casino de madrid cenando como burros, otro de tapas y otro en el rastro de cascorro y en una exposición de M.C. Escher.

Tras este fin de semana tan “loco” y entre lluvia y lluvia decidimos probar suerte. De esta manera el martes 3 salimos dirección Aras de los Olmos donde alquilamos una casa rural, muy chula por cierto.

Salimos por la mañana, dejamos las cosas en la casa y nos dirigimos hacia el cañón de Casas Blancas, que nos pillaba a escasos kilómetros. Este cañón es de caracter seco por lo que se nos presentó la duda de si ponernos los neoprenos o no.

La idea inicial era ir con ropa “normal”, pero 2 minutos antes de aparcar el coche y empezar a prepararnos empezó a granizarnos durante 3 o 4 minutos, lo que nos hizo plantearnos de nuevo el ponernos los neoprenos. A los pocos minutos salio el sol de nuevo.

Al final, Rocio y Patri con el peto de neopreno y Lara y yo con ropa “normal”, sin neopreno. Y con miedo de encontrarnos alguna poza insalvable.

El cañón comienza en un puente que hay pasado “La losilla”, en dirección “Arcos de las salinas”, como a 1 kilómetro. Andamos por el cauce y en 5 minutos nos encontramos con el primer rapel, una gran caida.

El cañón a todo lo largo bajaba un hilito de agua, pero era perfectamente evitable y no nos mojamos nada en absoluto. Alguna poza en la que había que tener un poco de cuidado, pero vamos, que elegimos bien los que no llevamos nada de neopreno.

El cañón lo único, que al final, desemboca en un pequeño río que baja de otro barranco, y por donde a veces se hace un poco complejo avanzar si no te quieres mojar. Pero por donde pudimos accedimos a la carretera y de ahí al coche que habíamos dejado abajo.

En este caso llevamos 2 coches por lo que nos ahorramos la caminata que sería aproximadamente 1 hora. El cañon creo que lo descendimos en 2 horas y media o poco más.

casas-blancas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *