Barranco de Pozo Negro

Con motivo de correr la segunda prueba del circuito alpino, la maratón de Galarteiz, nos desplazamos hasta el pueblo de San Pelayo, en Burgos, pegando con la provincia de Vizcaya.

El sábado a medido día estábamos allí y teníamos la tienda de campaña ya montada en un camping cercano así que el plan para la tarde era hacer un barranco. Cerca de allí esta el barranco de Pozo Negro así que nos pusimos en marcha.

En las reseñas no está muy bien explicado como se llega así que intentaré aclararlo un poco.

Para llegar habría que ir al pueblecito de La Calera del Prado, en el valle de Carranza. Desde el pueblo cogeremos una pista que indica el pueblo de Aldeacueva.  A 2 Km llegaremos a un punto en que la carretera deja de ascender y nos encontramos justo a la entrada de un bosque, con dos pistas que salen a ambos lados de la carretera.

Según llegamos cogeremos la pista de la derecha. Seguiremos esa pista cogiendo siempre la opción de la derecha en los desvíos que encontremos hasta que la pista se acabe en una pequeña presa que está en el mismo cañón. En nuestro caso solo teníamos un coche así que la vuelta la hicimos remontando monte a través hasta llegar de nuevo a la pista.

Aquí podeis ver el mapaen el que se distingue la parte de aproximación por carretera (azul), la parte que va por pista (rojo), el descenso del cañón (amarillo) (no lo hicimos hasta el final) y por donde subimos hasta la pista de nuevo (verde).

La pista para llegar a la cabecera tenía algún trozo un poco malo. Nosotros íbamos con un Nissan Qashqai y hubo uno o dos sitios que estuvo a punto de no pasar. Además de que la pista no es apta para personas con vértigo, jeje. También es verdad que debía haber llovido esa noche y estaba todo muy embarrado y con mucho charco.

Progresando
Progresando

Tras un buen rato de coche llegamos al final de la pista y a la mini presa. Según avanzábamos con el coche vimos como la ladera que caía a nuestro lado hacia el barranco estaba completamente salvaje de vegetación, sobretodo helechos. No veíamos por donde se podría remontar desde el río para volver a la pista.

En las reseñas ponía que se podía ascender por fuertes pendientes pero… es que lo que veíamos eran poco menos que cortados llenísimos de vegetación.

Tras meditarlo un rato decidimos arriesgarnos. En el peor de los casos seguiríamos hasta el final del barranco y uno subiría toda la pista de nuevo andando hasta el coche. Sería una vuelta enorme pero bueno…

Rapel desde anclaje
Rapel desde anclaje

El barranco en si es muy bonito, con muchísima vegetación y todo completamente verde. También resbalaba mucho lo que hacía muy dificil y pesado el avanzar por él.

Todos los rápeles están muy juntos y aproximadamente la mitad están instalados y la otra mitad hay que echar mano de algún árbol.

En general, todas las reuniones eran buenas, aunque fuesen árboles. Solo encontramos una reunión con una chapa que estaba muy suelta así que nos descolgamos de ella pero con cuidadito de no pegarla tirones innecesarios y haciendo fuerza siempre perpendicularmente.

Tobogan no tobonable
Tobogan no tobonable

El barranco tiene varios toboganes pero debido a que el nivel del agua era más bien bajo no «chorreabas» en ninguno de ellos, así que los toboganes no eran muy disfrutones.

Rapel desde arbol
Rapel desde arbol

El 80% del barranco son rápeles muy seguidos. En el peor de los casos hay que andar 5-10 minutos entre uno y otro.

Pero llega un momento en que hay que andar mucho. Muuucho, o eso nos lo parecio. En los croquis aparece como una zona de 150 m con una zona arbolada pero creo que le falta un «0» a esa cifra porque yo calculo que estaríamos unos 40 minutos andando sin ver ningún rápel.

Sucesion de cascadas
Sucesion de cascadas

Ya bastante hartos de resbalarnos y de andar llegamos a otros dos rápeles que se supone que nos marcaban el inicio de la segunda zona a andar, en este caso de 250 m (teóricos ya que igual le falta otro «0» también).

Visto lo que habíamos tardado en la anterior yo no tenía ganas de arriesgarme a otra hora andando por el cauce del río para hacer dos rápeles más (los que nos quedaban) así que decidimos darlo por terminado e intentar subir al camino desde ahí.

Justo después de esos rápeles vimos una senda que salía hacia nuestra derecha (según se baja el río) y que tenía buena pinta. La cogimos y esta senda a los pocos metros giró camino de la cabecera, pero otros pocos metros después empezó a desaparecer. Son sendas que han hecho las vacas que hay por allí. Estaba todo lleno de sendas que desaparecían a los pocos metros. Visto que no había camino bueno decidimos tomar la directa y subir perpendiculares al río camino de la pista del coche.

Fuímos subiendo poco a poco siguiendo las mini sendas. Había mucha vegetación pero se andaba bien. A mitad de camino pillamos una senda que ya no desapareció hasta la pista del coche.

En unos 50 minutos llegamos a la pista del coche, eso si, la cuesta que nos habíamos chupado fue gorda.

Allí dejamos los trastos con Patri y rocio y Lara y yo fuimos ya por la pista forestal hasta el coche. En unos 15-20 minutos estábamos en el coche, nos cambiamos, recogimos a las «niñas» y para el camping.

Vista del barranco
Vista del barranco

El barrranco en si es muy bonito, y la zona más aún. Está todo muy encañonado y verde y la verdad es que impresiona. En nuestro caso en concreto nos faltó un poco más de agua. Más agua para que los toboganes se pudiesen disfrutar y para que al haber más corriente resbalase menos (eso lo supongo).

Al llevar un solo coche pues nos chupamos un buen cuestón por mitad de la jungla pero bueno, tampoco es para tanto, aproximaciones peores hemos hecho.

De cualquier forma, en el caso de llevar dos coches habríamos tenido que seguir descendiendo el cañón hasta quien sabe donde, y el andar por el cauce del río, tan resbaloso, era agotador.

Así que nada, en esta víspera de maratón alpina, en la que te recomiendan que hagas reposo absoluto, y comas y te hidrates bien, habíamos estado haciendo un barranco de 4 horas más una caminada por un cuestón de hora y pico, sin comer y bebiendo poco y mal. Vamos… lo ideal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.