[Nepal] Llegando a Katmandú, capital del Himalaya

Tras hora y pico de vuelo aterrizamos en Katmandú, capital de Nepal.

Tuvimos que rellenar unos papeles y cambiar dinero por rupias nepalís. Al aterrizar nos regalaron un plano de la ciudad, que maravilla!! Después salimos a la calle a ver si habían venido a buscarnos del hotel que habíamos reservado la noche anterior por internet, y del que no habíamos llegado a tener confirmación.

En la calle había un hombre con el cartel del hotel esperando gente, pero no estaban nuestros nombres, así que llamó al hotel y nos dijo que había habitaciones y nos llevaba. Nos montamos en un taxi que nos llevaría gratis al Hotel Ganesh Himal (recomendado por la Lonely Planet).

Tras un buen rato de atasco atravesando la ciudad, llegamos al hotel. El camino nos sirvió para empezar a darnos cuenta de las diferencias con la India.

Para empezar, la temperatura y la humedad eran mucho menores y el clima se parecía mas al de verano que pueda hacer en Madrid. Por otro lado, aunque se seguía viendo que era un país muy pobre, tienen una mentalidad muy distinta y se hacía ver por las calles. Había camiones recogiendo basura, lo que hacia que todo estuviese mucho más limpio; y se veían muchos pisos en construcción o remodelación. Se notaba un aire de progreso.

Al llegar al hotel, un simpático botones nos recibió con un «namaste» y una enorme sonrisa en la cara. Nos ayudo con las mochilas y nos acompaño a recepción en donde nos invitaron a unos refrescos mientras hacíamos el check in.

Íbamos muy a la defensiva intentando cogerle el truco a este nuevo país, pero parecía claro que no tenía nada que ver, era otro mundo. Habíamos pasado de la grosería, la mala educación y una absoluta falta de higiene, a un país tremendamente hospitalario, muy bien montado para el turista y con unos aires de progreso enormes, aunque la gente fuese igual de pobre y el país estuviese aún a años luz de un país como España.

Hotel Everest
Hotel Everest


El hotel por su parte nos pareció un lujo. Si bien es cierto que era de una gama superior a lo que llevábamos a nuestras espaldas, había un cambio radical. Nos costó 15$ por pareja y era un hotel limpísimo, con un jardín precioso, internet gratis, agua mineral gratis y un montón de mapas y libros para consulta. Estábamos abrumados :).

El jarro de agua fría vino cuando el «agente de viajes» del hotel nos contó que el aeropuerto de Manang estaba cerrado debido a los monzones.

Nuestra idea era realizar el trekking de los Annapurnas, pero desde Manang ya que no teníamos muchos días. Teníamos claro que el avión seria una incógnita y contábamos con que hubiese días que no volase, pero no contábamos con el cierre total de los vuelos.

Con esta incógnita nos fuimos a dar una vuelta por el barrio de Thamel, un paraíso para nosotros de mochilas y ropa técnica…

Barrio de Thamel
Barrio de Thamel

De compras en el Decathlon
De compras en el Decathlon

Tras mucho tanteo de precios y alguna pequeña compra nos fuimos a cenar, dormir y al día siguiente cogimos un taxi a la estación de autobuses que nos íbamos a Pokhara.

Había varios autobuses que partían hacia Pokhara, llenos de turistas. Los autocares estaban algo más limpios que los de la India y pitan muchísimo menos, aunque también pitan mucho. Aun así el viaje fue largo ya que las carreteras son de montaña y están abarrotadas de autobuses y camiones, eso si, chulísimos ellos.

Tipico autobus
Tipico autobus

Tipico camion
Tipico camion

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.