Ruta circular por Picos de Europa Central y Cresta de Cabrones a Torrecerredo

Tras haber corrido la Maratón Alpina de Madrid, hacer el Mascún y la ferrata de la Virgen de Rodellar, 3 días de descanso en Madrid (trabajando) y vuelta a coger carretera.

En esta ocasión solo teníamos puente Lara y yo así que pensamos en aprovechar la situación y buscarnos algo en un plan más “machaca”. Tras descartar Carros de Foc miramos hacia Asturias y los picos de Europa. Objetivo: La cresta que une el pico Cabrones y el pico Torrecerredo.

Pero además, dado que teníamos algo de tiempo pensamos en hacer una ruta circular y así conocer mejor Picos de Europa, que la verdad es una zona que conocemos muy poco. De echo nunca habíamos hecho nada de montaña por allí, simplemente turismo en plan “dominguero”.

Así que nada, el jueves 23 por la mañanita pronto salida hacia el pueblo de Sotres que era donde dejaríamos el coche, en Pandébano. Tras unas buenas 6-7 horas llegamos a Sotres y subimos a Pandébano y aparcamos el coche. Bocata para el cuerpo, mochilas a la espalda y ala, a patear. Son las 14:30 h.

Según salimos le preguntamos a un tío que vimos, por el camino a Bulnes, para confirmarlo aunque sabíamos por donde era. Nos pregunta y le decimos que vamos al refugio de Cabrones, pero pasando por Bulnes. El “uff” que suelta y la cara que nos pone nos dejan las cosas bien claras: tenemos un pateo de los güenos güenos.

En 5 minutillos llegamos al collado que hay poco más arriba de Pandébano y ahí cogemos valle abajo hacia Bulnes. Todo el mundo se va hacia la izquierda, camino del refugio de Urriellu, el que está a los pies del Naranjo de Bulnes.

Comenzamos a bajar y pronto la senda empieza a subdividirse en varias sendas lo que termina por hacernos ir demasiado arriba (a media ladera) y llegamos a una aldea que se usa para ganar ganado. Mal, ya la hemos liado !!

Por lo menos hicimos una amiga…

La Cabra
La cabra

Tras aguantar el puteo que me cae, ya que fui yo principalmente el que se equivocó, retrocedemos un poco y bajamos al camino bueno, que va todo el rato por lo más abajo que se puede, siguiendo el río. La bajada al camino fue por una zona de hierba alta y empinada. Resultado: Un par de culazos de cada uno y las zapatillas y los pantalones completamente calados de la cantidad de agua que tenía la vegetación. ¿Por qué siempre nos metemos en alguna de estas? Habrá que reflexionar sobre el asunto…

Al fondo se ve una canal empedrada con una pinta malísima. Yo comento: “¿Te imaginas subir por ahí?”….. pues eso…. , efectivamente era la subida de la canal de Amuesa…. y subiríamos por ahí en un rato.

En poco más llegamos al pueblo de Bulnes. Pues vamos bien… con el pateo que tenemos por delante y ya nos hemos perdido y nos hemos empapado y pinchado con ortigas, esto promete…

Hemos tardado 1:15 h, lo oficial y habiéndonos perdido y todo, así que vamos a buen ritmo. Nos dimos un “caprichu” y tomamos un revulsivo para enfilar el camino que nos marca “Refugio de los Cabrones 4:45 h”

Caprichu
Caprichu

Empezamos a subir y el cielo está completamente nublado, incluso nos chispea un poco (lo que nos faltaba !!). Cuando llegamos a un prado que está en la base de la canal de Amuesa vemos que unos pocos metros encima de nuestras cabezas están ya las nubes y la canal desaparece en ellas, así que nos tocaría andar dentro de las nubes todo el rato.

Canal de Amuesa
Canal de Amuesa

Efectivamente enseguida nos metimos dentro de las nubes y no se veía a más de 20 metros. La humedad aumento muchísimo y empezamos a mojarnos, del simple echo de ir andando dentro de la nube.

La subida es larga… muy larga y empinada, sin un solo descanso. Pena que no veíamos nada más que alguna vaca que se cruzaba en nuestro camino y alguna persona que bajaba. Las vistas deberían ser espectaculares, con el Cares al fondo.

En no mucho tiempo estábamos calados hasta los huesos. Las zapatillas iban haciendo el típico “choff” y tanto mochilas como el pelo o la ropa estaban empapados, goteando continuamente, como si nos hubiésemos tirado un cubo de agua encima. Por lo menos íbamos fresquitos….:)

Subimos como un tiro la canal. Al llegar al final el camino gira a la izquierda y… pues sigue subiendo. La verdad es que no hay mucho que comentar porque no vimos más que niebla y ni un solo llano. Es una de las conclusiones que hemos sacado de Picos de Europa, que no existen ni los llanos ni los caminos cómodos.

Poco a poco la vegetación empieza a desaparecer y cada vez hay más roca. De echo el último tramo tiene alguna zona un poquito delicadilla, que con el suelo mojado hacía que hubiese que ir con cuidado. También cruzamos un par de neveros.

Lara en la niebla
Lara en la niebla

No parábamos de mirar el GPS que nos marcaba poca distancia en línea recta hasta el refugio, pero como el camino es muy inclinado todo el rato, realmente se avanza muy poco así que se nos hizo largo y al final ya íbamos con las piernas tocadas, y empezaban algunos dolores. Hay que recordar que hacía 10 días desde la maratón alpina de Madrid y no estábamos recuperados del todo, en mi caso menos ya que había echo el Mascún por medio.

De repente por fin la niebla empezó a menguar y tras un giro del camino apareció ante nosotros el refugio de Cabrones y el pico Cabrones al fondo. Justo a la altura del refugio las nubes desaparecían y por encima lucia el sol, con un cielo completamente despejado. Es una sensación curiosa el estar 4 horas andando dentro de una nube subiendo y de repente sobrepasar esas nubes y ver el cielo despejado.

Refugio Cabrones
Refugio Cabrones

Nos “registramos” en el refugio, tomamos posesión de nuestras camas, que tenían edredones y mantas (habíamos subido el saco pa ná!!) y nos dispusimos a cenar un maravilloso sobre de pasta deshidratada.

Eras las 19:30 cuando llegamos al refugio. Habíamos tardado 5 horas en bajar desde el coche al pueblo de Bulnes y subir al refugio. Algo que se hace teoricamente en unas 6 horas. Habían sido unos 14 Km y 2060 metros positivos con 15 Kg de mochila en la espalda. No está mal para calentar las piernas.

Al poco el guarda nos comenta que si subimos a un collado que hay al lado del refugio tendremos cobertura para llamar y veremos una puesta de sol preciosa. Ufff, otro collado???? Pero no hemos dicho que llevamos ya 2.000 m de desnivel??

Pues nada, nos calzamos de nuevo y pa’rriba. Al final mereció la pena. Todo por debajo nuestra era un manto de nubes y solo salían de ellas el macizo Occidental de Picos de Europa, con su Peña Santa coronándolo.

Puesta de sol
Puesta de sol

Y por la noche para celebrar San Juan… pues el guarda “querty” nos preparó una señora chasca así que nos acostamos tarde, sobre las 12.
San juan
San juan

A la mañana siguiente no había excesiva prisa. Teníamos un día largo pero había luz hasta casi las 11 de la noche así que no había problema. Nos levantamos a las 8, desayunamos y preparamos las mochilas y a las 9 estábamos saliendo del refugio.

La verdad es que la imagen del pico Cabrones enfrente nuestra, con su cresta Oeste, que era nuestro primer objetivo, impresionaba mucho. Se veía muy imponente con su forma tan piramidal.

Lo primero que nos esperaba era una subida hasta el comienzo de la cresta Oeste la cual fue bastante rápida.

Aproximación a Cabrones
Aproximacion a Cabrones

Desde el comienzo de la cresta la cosa se ponía interesante. Al otro lado, en la parte sur había un patio más que impresionante con varios centenares de metros de caída, y la cresta empezaba a subir muy rápido lo que hacía que el patio de la izquierda (parte norte) enseguida cogiese mucha altura.

La cresta fue una trepada muy larga con pasos delicados. La roca está en malas condiciones y había que tener mucho cuidado en donde se ponían los pies y las manos. A veces te agarrabas a bloques grandes que suponías que estarían bien sujetos y te sorprendías al ver que se movían. No es que fuesen a caer, o no fácilmente, pero al moverse no resultaban apoyos demasiado fiables.

La roca por su parte era una pura lija lo que hacía que las botas y las manos se agarrasen perfectamente pero yo me dejé las yemas de los dedos allí, si alguien las encuentra….

Algunos trozos eran especialmente afilados y la cresta apenas tenía medio metro de ancha, o menos y la verdad es que como decían por ahí…. pasabas con más miedo que vergüenza y echabas el culo, las rodillas o lo que hiciese falta, al suelo.

Cresta desde la cima de Cabrones
Cresta desde la cima de Cabrones

En 1:45 h aproximadamente nos plantamos en la cumbre del pico Cabrones. Desde allí unas magníficas vistas de Torre Santa, en la parte Occidental de Picos de Europa, el barranco del Cares, y por supuesto la cresta que nos llevaría hasta torrecerredo.
Cumbre de Cabrones
Cumbre de Cabrones

A no muchos metros una pareja coronaba las agujas de Cabrones. Mientras nosotros aprovechamos para comer algo que ya teníamos el desayuno en los tobillos, y descansar un poco, mientras contemplábamos lo que nos esperaba.

En esta foto se ve bien la cresta:

Cresta desde la cima de Cabrones
Cresta desde la cima de Cabrones

A partir de ahí… pues de nuevo a apretar el culo y empezamos a bajar, a ratos echando el culo al suelo, porque había destrepes un poco delicadillos. Poco a poco fuimos avanzando sin mucho problema. Como se suele decir, despacito y con buena letra.
Bajando de Cabrones
Bajando de Cabrones

Tras un buen rato destrepando llegamos a una primera brecha, que es donde llega la subida normal de Cabrones. Justo tras posarnos en la brecha nos encontramos en una repisa de unos 2×1 metros. A nuestra derecha…. un ostión de tres pares, a la izquierda la bajada por la normal de Cabrones… que de normal no tiene nada, se ve chunga. Y de frente… pues un muro. Ummm…. saco la reseña y si, parece que hay que subir por el muro. Pero… ¿No hay seguros? ¿Es por aquí seguro? ¿Está un poco jodido el subir no?… las preguntas se acumulan…

Tras un poco de reflexión llegamos a la conclusión de que efectivamente es por ahí. El escalar el muro parece fácil, excepto por la salida… que tiene muy pocos agarres y mi cabeza me decía todo el rato que si me caía me caería por la canal de mi izquierda. Vamos, que o subía a la primera o bajaría por la normal batiendo todos los records de velocidad.

Lara subió primero y sin problemas. Me pregunta si quiero que me tire la cuerda…. va, hemos venido a esto no?? al final tiro para arriba y sin problema tampoco. El primer metro si es verdad que es un poco jodio. Poco agarre, con las botas… y con una hostia para la izquierda de órdago, pero una vez que subes los dos pies un metro ya hay buenos agarres y se acaba el problema. No era para tanto pero yo tengo un tembleque de piernas….jeje

Enganchado en la cresta
Enganchado en la cresta

Tras subir un poco más llegamos a una pequeña aguja que hay entre las dos brechas. A partir de aquí seguimos descendiendo entre destrepes y rápeles.
En la aguja que hay bajando de Cabrones
En la aguja que hay bajando de Cabrones

Los rápeles están instalados con cintas y algún clavo. Algunos daban más confianza, otros menos… pero bueno, se veían estables las reuniones.

Tras varios rápeles llegamos a la segunda brecha y que marcaba el punto más bajo de la cresta.

Desde aquí el camino ya parecía fácil. Nos quedaría una larga loma por la que subir, echando las manos al suelo continuamente, pues la piedra se desprendía y el patio a cada lado era de aupa.

Poco a poco fuimos subiendo, pasando algún trozo más expuesto, otros más fáciles, hasta que llegamos al IV que había que subir, y que era la última dificultad que nos quedaba.

Echamos un ojo y no parece muy complicado. Decido subir primero para ir cogiendo tablas, que en estos menesteres tengo menos que Lara. Ya que llevábamos los gato decido usarlos así que tocaba cambio de calzado.

Una vez preparados meto un primer seguro en una cinta que hay a unos 2 metros del suelo y que por lo menos evitará que me caiga hasta el Jou de Cabrones. Empiezo a subir y medio metro por encima hay otra cinta asi que otro seguro por si acaso. Sigo subiendo desplazándome hacia la izquierda y buscando los supuestos clavos.
Unos 4 metros por encima de las cintas me encuentro con un clavo, otro seguro y pausa para fotos (donde se me ve en la foto).

Mientras Lara busca el lugar idóneo para que la luz saque mi mejor foto yo estoy jodido… colgado de un clavo que a saber los años que lleva ahí y con los pies en dos repisitas…. vamos, cómodo. Al acabar sigo subiendo y un metro por encima del clavo la inclinación de 90º desaparece y en otros 3-4 metros estoy en la parte alta del muro. Busco un buen bloque para montar una reunión con un par de anillos de cinta y a continuación sube Lara.

Subiendo el IV
Subiendo el IV

Al mirar hacia arriba vemos que hay otro murete que no tenemos claro como de fácil será subir, o la opción de irnos hacia la izquierda por donde fácilmente llegaremos a cima. Decidimos ir hacia la izquierda y ¡¡¡ cima !!!
Cima del Torrecerredo
Cima del Torrecerredo

La verdad es que las vistas son espectaculares, y el paisaje de Picos de Europa no tiene nada que ver con Gredos o Pirineos, es otro rollo. Es todo super abrupto. No se ve un solo pico que se pueda subir andando, mires donde mires solo hay crestas, agujas, etc….

Desde el refugio a la cima de Torrecerredo habíamos tardado 5 horas, que según lo que nos habían dicho y habíamos leído estaba muy por debajo de lo normal. Y realmente no fuímos rápido. Quizás paramos poco y el no aseguramos más que en el muro del IV, y sacar la cuerda para los rápeles nos hizo “perder” poco tiempo.

Estuvimos un rato descansando y comiendo en la cima. Habíamos llevado 3 litros y pico de agua y empezaba a escasearnos ya que aunque no hacía excesivo calor, el sol no perdonaba, así que empezamos con el racionamiento. Siempre igual…jeje

Para bajar nos dirigimos hacia el Norte, hacia una segunda cima, y justo antes de llegar a ella vimos una canal a nuestra derecha (Este) en donde había un cordino preparado para rapelar.

En teoría esta parte se puede bajar sin cuerda pero la verdad es que lo vimos muy peligroso. Está muy empinado, con las piedras que se sueltan y sobretodo con el suelo lleno de arenilla lo que hacía que era imposible evitar irte pa’bajo sin control.

Nosotros tiramos las dos cuerdas que llevábamos y empezamos a bajar. A los 15-20 metros vimos varias cintas enganchadas a otro bloque así que recogimos el rápel y tras poner un maillón para unir todos las cintas continuamos rapelando hasta que se nos acabó la cuerda prácticamente, que coincidió con que la zona parecía más practicable.

Pensábamos que se había acabado porque se veía como un buen camino que iba bajando pero nada más lejos de la realidad.

El camino estaba muy marcado pero era muy empinado y entre las rocas sueltas y la gravilla que hacía imposible andar sin escurrirse fue un poco infierno el bajar.

Fue un buen rato rapelando, escurriéndonos con la gravilla…. pero por fin tras unos 50 minutos llegamos al final de la bajada del Torrecerredo y el suelo empezó a ponerse Horizontal.

Bajando de Torrecerredo
Bajando de Torrecerredo

Atravesamos un par de neveros y enseguida cogimos la senda que nos llevaría hasta el refugio.

De camino de vuelta pudimos contemplar perfectamente la cresta por la que habíamos pasado un rato antes. Nos seguía impresionando un montón y nos seguíamos preguntando cómo habíamos pasado por ahí…

Cresta
Cresta

A las 4 de la tarde llegamos al refugio con un tiempo espectacular. Habíamos tardado 7 horas, muy por debajo de las 9 horas que habíamos estimado. Perfecto, más tiempo para comer tranquilos, echarnos un rato a tomar el sol, poner a secar los calcetines, incluso darle un agua a las camisetas y darnos un lavadito por encima en la fuente que hay junto al refugio. Que nos hacía falta…

La tarde luego se nos hizo un poco larga pero la aprovechamos como pudimos. Lara se echo una mini siesta, yo me puse a tomar el sol como una lagartija (y me quemé)…. y al final de la tarde subimos a la cabina de teléfonos, que era el collado de la puesta de sol del día anterior, a llamar y tranquilizar a las parientas.

Eso si, lo de llamar por teléfono era todo una aventura. Después de subirte 80 metros hasta el collado resultaba que el móvil le costaba horrores encontrar cobertura y cuando lo hacía daba error en la señal. El primer día había sido más fácil, este segundo día yo fui incapaz de hacer una llamada tras más de media hora de intentos. Menos mal que Lara tuvo algo más de suerte y al final lo consiguió.

Cenita pronto y a sobar que estábamos reventados. Nos habíamos metido otros 7 Km, 830 m positivos y 7 horas de tensión constante.

Al día siguiente, sábado, tocaba vuelta a casa que el domingo había que estar en Madrid. Pero para completar el recorrido circular en este caso volveríamos por el Naranjo de Bulnes.

Salimos sobre las 8:20 de la mañana por la canal que está justo enfrente del refugio, en dirección Este. Habíamos estado mirando mapas y el GPS y fijándonos en las curvas de nivel debería ser un camino muy llano…. nada, nos equivocábamos como siempre.

El camino fue una sucesión de 4-5 collados, pequeños pero que nos pillaban ya con pocas ganas de pateos y de piedras.

Superando collados camino del Urriellu
Superando collados camino del Urriellu

A las 9:30 por fin llegamos a la brecha de los cazadores y el Naranjo de Bulnes apareció imponente ante nosotros. Joder, que pico !!!

Lo había visto de lejos pero la verdad es que pensaba que era más pequeño y me impresionó mucho. Además la vista desde lo alto de la brecha de los cazadores era única, con el refugio de Urriellu a los pies del pico.

Naranjo de Bulnes desde los Cazadores
Naranjo de Bulnes desde los Cazadores

Empezamos a bajar por la brecha, cruzándonos con dos que subían, y bueno, la cosa no había acabado porque había que bajar con mucho cuidado que la ostia volvía a ser de órdago.

Seguimos bajando… bajando…. “oye tu, que esto se empina que te cagas”… bajando… “¿Estás seguro que es por aquí?”, “¿Por donde va a ser sino?”, “joder, es que está para rapelar, bajar sin cuerda es jugársela…. pero hay como huella de que ha pasado gente”.

Me asomé un poco y tras consultar el GPS vimos que no, la brecha baja unos pocos metros muy vertical y luego va hacia la derecha (según se baja). “Nada nada, retrocede que por aquí no puede ser”.

Al final resultó que nos habíamos pasado un hito un poco antes, donde el camino giraba. Joder, por donde íbamos a bajar…. que a ver… poderse creo que se podía, pero seguramente sería más dificil que la cresta del día anterior.

Al final tras un ratito más llegamos al refugio sobre las 10:15. Y resultó que justo ese día había una carrera de Ultramaratón que cruza picos de Europa de punta a punta. No recuerdo los datos exactamente pero creo que eran unos 75 Km y 13.000 metros de desnivel. Vamos, que nuestra Maratón Alpina era una mierda comparado con eso.

Y el refugio era un punto de control que estaba en la mitad de la carrera. Según llegamos apareció uno que decía que iba fatal, Lara dice que le vio como le daban espasmos en las piernas del cansancio. Total, que llamaron al Helicóptero y en un rato apareció y se lo llevó. Nunca había visto un cacharro de estos tan cerca… ¡¡ como molan !! Tampoco entiendo como por “tan poco” sube el helicóptero. Esa persona tenía que haber descansado 2-3 horas en el refugio, hidratándose y tal y luego podría haber bajado andando. Si por una sobrecarga muscular va el helicóptero…

Helicoptero
Helicoptero

Resultó que coincidimos con Rodri, Mario y los otro colegas de Lara, los Bomberos de Málaga. Venían a subir al Naranjo. Sabíamos que estarían por aquí y efectivamente coincidimos. Si es que el mundo es un pañuelo.

Tras un buen rato de descanso dejamos a esta gente preparándose a contra reloj para meterse en la pared y seguimos nuestra camino hacia Pandébano.

Naranjo de Bulnes desde cerca
Naranjo de Bulnes desde cerca

En otra hora y pico estábamos en el coche. Nos habíamos chupado otros 11 Km y otros 400 m positivos.

Al llegar pues fuimos a buscar nuestro momento de paz y paramos en Cabrales, que resultó que es donde estaba la meta de la carrera, estuvimos comiendo un poco de queso de cabrales con unas cervecitas y un helaito. Que momentazo !!

Y nada, camino para casa….

A la vuelta, y a la hora de escribir estas líneas, Lara se ha vuelto loco y al final nos hemos comprado un equipo básico para empezar a hacer clásica. Una cuerdas dobles, un juego de friends, un juego de fisureros… a ver que hacemos con ellos.

De momento creo que no mucho porque Julio lo tenemos un poco ocupado y todo Agosto nos vamos de vacaciones a la India y Nepal así que tendrá que esperar a Septiembre. La idea es hacer algo en Galayos, el pico de la Miel, quizás el Ameal de Pablo, y cuando llegue el invierno pillar unos tornillos de hielo y ya meternos en corredores más serios.

 

5 pensamientos en “Ruta circular por Picos de Europa Central y Cresta de Cabrones a Torrecerredo

  1. Luis
    11 Julio, 2011 a las 7:25

    Estais to locos jejeje
    Pero lo mas jodido es que me dais una envidia que te cagas jejeje.

    Un abrazo chicos

  2. Pape
    5 Septiembre, 2011 a las 10:07

    Hola!
    En primer lugar decirte que la entrada está genial, muy buenas fotos y muy agradable la lectura! Así da gusto!!
    Estoy pensando en hacer la cresta de Cabrones a Torrecerredo este fin de semana, pero no estoy seguro de qué material necesito llevar. Por lo que he leído solo hay un largo de escalada, lo demás se puede hacer trepando ¿no? Y el largo está protegido con clavos. Es necesario llevar friends o fisureros? Y para el rápel cuantos metros de cuerda llevabais? (Una vez tuve un susto por la longitud de la cuerda precisamente en Picos y no quiero repetirlo).

    Perdón por el aluvión de preguntas.

    Un saludo!

  3. Vallekano
    5 Septiembre, 2011 a las 10:21

    Buenas,

    Me alegro de que te guste la entrada y te haya parecido amena de leer.

    En cuanto a lo que me preguntas te puedo contar que efectivamente solo hay un largo de escalada con un par de clavos de por medio para asegurar. Nosotros no metimos ningún cacharro en toda la ruta. Simplemente usamos un par de express para asegurarnos a los clavos del largo. Y algún anillo de cuerda para asegurar en el largo al que venía segundo.

    Para el resto o se va destrepando o hay reuniones con anillos de cuerdas para rapelar. Nosotros llevamos unos 60m (40 + 20) de cuerda pero no es necesaria tanta. Yo creo que con 30 metros es más que suficiente, aunque si ya has tenido un sustillo igual no está de más llevar algún metro más.

  4. Chu Holyoke
    4 Noviembre, 2011 a las 19:43

    Hello there! Do you use Twitter? I’d like to follow you if that would be ok. I’m definitely enjoying your blog and look forward to new posts.

  5. Vallekano
    4 Noviembre, 2011 a las 20:06

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *