Mascún Superior

A pesar de las previsiones meteorológicas que anticipaban lluvias por toda la mitad norte de España, y en concreto en Huesca, nos decidimos y subimos hasta Rodellar con la idea de hacer (de nuevo) el Mascún Superior y los Oscuros de Balces.

Llegamos el viernes bastante tarde al camping de Rodellar. Serían las 9:15 de la noche aproximadamente. Hacía buena noche y nos permitimos el lujo de tomar una cervecita antes de montar la tienda e irnos a dormir.

Por la mañana nos levantamos a las 6 A.M, completamente de noche y nos echamos a andar a las 7, de noche aún. La bajada hasta el río nos costó un par de vueltas de más ya que perdimos el caminito un par de veces.

A partir de ahí a seguir el camino, a buen ritmo. Sobre las 9 A.M llegamos a Otín abandonado, y poco después empezó a chispear. Chispeo que poco a poco se fue alegrando y la última media hora de camino fue una marcha bajo una buena lluvia, aunque el cielo no amenaba con tormentas gordas.

Al final llegamos a la cabecera con bastantes ganas de ponernos los neoprenos ya que nos quedamos fríos de la lluvia.

Nos equipamos y…. a saltar, porque así empieza el descenso.

Llevaba bastante agüita y lo pasamos bastante bien. Teníamos un grupo detrás pero en ningún momento nos juntamos y no nos cruzamos con nadie más, así que fuimos muy trankilos.

Tras unas cuantas horas acabamos el cañón, nos quitamos el equipo y de camino para el camping.

A las 4 de la tarde estabamos ya en el camping con la comida a preparar entre las manos. Comida, ducha, unas cervecitas…… ains, esos momentos no tienen precio 🙂

Y a reposar para el día siguiente…

mascun.jpg

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.