Jugando a las casitas en la Bola del Mundo

Una vez pasada la gran nevada que hubo en Madrid, y viendo que venía un fín de semana de sol nos lanzamos a intentar dar una vuelta por la sierra.

Nuestro destino era subir a Peñalara, pero al final cuando llegamos estaba ya todo muy lleno de coches y nos quedamos en Navacerrada y decidimos subir hacia Bola.

No teníamos muy claro si podríamos andar o nos hundiríamos de nieve hasta la cadera, lo cual al final no sucedió ya que la nieve estaba bastante dura.

Hacía bastante frío y algo de viento, pero hacía buen día y la ascensión era bastante agradable y con muy bonitas vistas, con todo muy nevado.

p1110087_500
p1110087_500


Durante toda la subida nos cruzamos con bastante gente, a parte de la gente que se veía esquiando en las pistas de Navacerrada, pero una vez llegamos a la parte alta, cerca ya de las antenas de la Bola del mundo vimos que había una burrada de gente. Creo que nunca había visto tanta por ahí.

p1110096_500
p1110096_500

Tras llegar a la Bola del Mundo decidimos no pegarnos demasiado trote y nos conformamos con acercarnos a Maliciosa.

Comenzamos a descender de Bola por su cara sur, cuando empezamos a jugar, chorreandonos por la nieve, y otras tonterías. De repente se acordó Lara de que traía una pala plegable que se había comprado y decidimos hacer un simulacro de la construcción de un nicho en la nieve, que es un tema que el quiere experimentar.

Así que nada, parada técnica, pala en mano y a cavar.
Al poco nos dimos cuenta que el comprar una pala de 7 € tiene sus desventajas :mrgreen:, ya que el mecanismo de despliegue de la pala se aflojaba de vez en cuando y la pala cogía holgura, lo cual lo hacía un poco pesado. Además, de ser una pala muy pequeña pero… seguimos adelante.

Al poco tiempo (unos 20-30 minutos) teníamos un nicho para los dos construido, solo nos hubiese faltado un plástico para cerrarlo, pero no teníamos en ese momento.

p1110087_500
p1110087_500

Mientras nosotros jugábamos a las casitas, las niñas se divertían haciéndose un tobogán (que también usamos nosotros :-D).

p1110087_500
p1110087_500

Pero como somos así los tíos, no nos conformamos con un simple nicho y teníamos que superarnos un poco más, así que decidimos probar a hacernos una cueva en la nieve, aunque suponíamos que la pala de 7€ se nos iba a quedar corta.
Partiendo del nicho empezamos a cavar hacia la pendiente, intentando no hacer la entrada muy grande.

Pronto nos dimos cuenta de la dificultad del asunto pues cada vez la nieve estaba más dura, y era más incomodo cavar. Eso unido al mini tamaño de la pala hizo que nos costase mucho el escavar la cueva.
Pero bueno, como a cabezonería no nos gana nadie, o por lo menos a mí no, pues seguimos hasta que por lo menos pudiéramos entrar uno dentro y hacerse una foto, y así fue.

p1110087_500
p1110087_500

p1110087_500
p1110087_500

p1110087_500
p1110087_500

Como conclusión del experimento creo que sacamos en claro que lo del nicho es más o menos factible, ya que se tarda poco. Pero no se yo como se dormirá ahí de bien. La teoría dice que si hace mucho frío es mejor que una tienda de campaña (y exige menos equipo=peso) pero… habrá que probarlo.

En cuanto a lo de la cueva de nieve, si queremos hacer una prueba real, habrá que probar con otra pala más seria, no con una de jardinería 😀

[picasaView album=’2009.01.11 – Bola del Mundo’]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *